Martes 31 de Mayo 2022
ESPAÑA

¡Sorprendió a todos! Lionel Messi confesó cómo fueron sus primeros días en París con Antonela Roccuzzo

El futbolista se sinceró.

Escrito en SELECCIÓN ESPAÑOLA el

Lionel Messi y Antonela Roccuzzo han hecho un gran cambio en sus vidas cuando el futbolista argentino terminó su vínculo con el Barcelona y decidieron mudarse junto a sus tres hijos al país de Francia.

Leo y Anto, ambos nacidos en Rosario, Argentina, pasaron gran parte de su vida en la ciudad de Barcelona y fue allí donde formaron la hermosa familia que ahora tienen con Thiago, Mateo y Ciro.

Lionel Messi y Antonela Roccuzzo. Fuente: (Instagram)

De repente, por la carrera futbolística del jugador argentino,  Messi junto a su compañera de vida Roccuzzo se mudaron a París y, si bien los cambios a veces son difíciles, para la pareja fue más complicada de lo que ellos mismos esperaban.

Incluso, Leo confesó que tanto él como como Anto terminaron llorando en el primer día de clases de sus hijos. "Para Antonela y para mí fue más difícil que para los chicos. Me acuerdo que el primer día que los llevamos al colegio fue terrible. Salimos los dos llorando. Diciendo qué hacemos acá, qué pasó. No entendíamos nada", manifestó Messi en TyC Sports.

Lionel Messi y Antonela Roccuzzo. Fuente: (Instagram)

Sin embargo, quienes no tuvieron inconvenientes con la nueva ciudad fueron los hijos de Messi y Roccuzzo. "Nosotros teníamos siempre el miedo ese, de que los nenes la pasen mal con el cambio. Y fue todo lo contrario. Fue muy fácil, se adaptaron rapidísimo a la escuela, a los amigos, al día a día", aseguró Leo.

Por supuesto que tanto el futbolista argentino como su pareja terminaron adaptándose a París y al nuevo club de Messi, pero siempre que pueden se escapan a Barcelona ya que extrañan tanto la ciudad como las amistades que hicieron ahí.

Lionel Messi, Antonela Roccuzzo y sus hijos. Fuente: (Instagram)

Messi y la preocupación por sus hijos

El cambio de vida para Lionel Messi y Antonela Roccuzzo fue muy difícil, no sólo desde lo personal, sino también por lo futbolístico. Incluso, lo más recordado es el partido en donde el futbolista argentino fue silbado.

“Pregunté enseguida qué habían dicho los nenes, si lo habían visto, qué pensaban o qué decían y la verdad es que no me gustó que esté mi familia ahí y que escucharan a la gente silbándome, y que estén mis hijos y que tengan que pasar por eso. No me dijeron nada, medio que la dejaron pasar. No entendían nada, porque tampoco se dan cuenta del por qué. Sé que sintieron algo", expresó Messi.